Presiona ESC para cerrar

sado

Los mejores clubs BDSM de Barcelona

Las parejas preguntan cada vez más en los sexshops por látigos de cuero, por pinzas para los pezones, por pesos para los testículos, por cuerdas para practicar la atadura erótica, por vendas para los ojos y, en general, por todo tipo de productos y juguetes eróticos que tengan que ver con la práctica del BDSM. En este artículo os mostramos los locales en Barcelona donde practicarlo.

Lesiones que pueden derivarse del CBT

Dentro de las prácticas BDSM, el CBT o tortura de los genitales masculinos, es una de las más agresivas. Tanto cuando se realiza con las manos como cuando se realiza con los múltiples instrumentos diseñados para aplicar este tipo de tortura, el CBT implica, si no se practica extremando al máximo las medidas de seguridad, un riesgo evidente para una zona de la anatomía masculina especialmente sensible. En este artículo te exponemos algunas de las lesiones genitales masculinas más comunes provocadas por la práctica del CBT.

BDSM y discapacidad

Las personas con discapacidad no son personas asexuales. Las personas con discapacidad tienen, al igual que las personas que no padecen discapacidad alguna, necesidades de carácter sexual. Al igual que hay personas discapacitadas que fantasean con la posibilidad de realizar el misionero o de practicar el sexo oral, también hay personas discapacitadas para quienes las prácticas BDSM resultan altamente excitantes. Te hablamos de ello en este post y de la importante labor de Robin Wilson-Beattie, entre otras mujeres y hombres que intentan que discapacidad y BDSM no sean términos excluyentes.

El juego con agujas

Cuando, en el ámbito del BDSM, hablamos del juego con agujas, lo estamos haciendo de una forma de práctica BDSM en la que se utilizan agujas hipodérmicas de tipo médico para, con ellas, perforar la piel de un sumiso o un esclavo. En este artículo te damos una serie de consejos básicos para que, adoptando las medidas de seguridad pertinentes, puedas practicar el juego de agujas en tus prácticas BDSM.

Juegos con cigarrillos en el BDSM

La práctica del sadomasoquismo es una forma de relación sexual y, como tal, implica un riesgo de contagio tanto de diferentes tipos de enfermedades de transmisión sexual como del Virus de Inmunodeficiencia Humana. ¿Qué medidas de seguridad deberíamos mantener al ejecutar diferentes tipos de prácticas y al utilizar diferentes instrumentos durante nuestras sesiones sadomasoquistas? En este post realizamos un listado de algunas de esas prácticas y las medidas que deberían tomarse al ejecutarlas para reducir el riesgo de contagio.

Enfermedades de transmisión sexual, VIH y práctica del sado

La práctica del sadomasoquismo es una forma de relación sexual y, como tal, implica un riesgo de contagio tanto de diferentes tipos de enfermedades de transmisión sexual como del Virus de Inmunodeficiencia Humana. ¿Qué medidas de seguridad deberíamos mantener al ejecutar diferentes tipos de prácticas y al utilizar diferentes instrumentos durante nuestras sesiones sadomasoquistas? En este post realizamos un listado de algunas de esas prácticas y las medidas que deberían tomarse al ejecutarlas para reducir el riesgo de contagio.

Aspectos legales de la práctica BDSM

Toda práctica BDSM gira alrededor de una palabra: consentimiento. Amparándonos en ella corremos el riego de ir en alguna ocasión un poco más allá de lo que marcan los límites de la sensatez. El riesgo del exceso, pues, siempre está presente cuando practicamos BDSM. De hecho, hay prácticas BDSM que, en determinadas ocasiones, pueden llegar a confundirse con determinados tipos delictivos que aparecen recogidos como tales en el Código Penal. En este artículo queremos hablar de cómo, en determinados momentos, el BDSM puede entrar en colisión con determinados artículos del ordenamiento jurídico español.

Mapplethorpe: la provocación BDSM

«The Mineshaft» fue un exclusivo club de sexo y punto de encuentro de gays amantes del BDSM ubicado en el neoyorquino barrio de Greenwich Village. El The Mineshaft estuvo abierto durante poco más de nueve años. Esos nueve años le bastaron para convertirse en un lugar mítico. En gran parte, esa fama le vino del impacto que causaron las fotografías BDSM realizadas por Robert Mapplethorpe y en las que se retrataba el ambiente BDSM que se podía contemplar en el The Mineshaft.

¿Cómo utilizar las esposas en los juegos BDSM?

La inmovilización es una de las prácticas más habituales en el BDSM. Ésta suele realizarse con cuerdas o cintas, pero existe un instrumento que, con un marcado carácter fetichista, puede resultar muy útil en las prácticas de inmovilización. Ese instrumento son las esposas. Las esposas resultan muy vistosas y, sin duda, dan mucho juego en las prácticas BDSM y también en aquellas prácticas “vainilla” a la que se le quiere dar un toque especial. Lo que no hay que olvidar nunca, tanto si las esposas se utilizan para juegos de rol dentro de una relación “vainilla” como si se utilizan dentro de una práctica específicamente BDSM, es que hay que saber utilizarlas.

El sado: placer más allá de los genitales

Son muchas, sin duda, las prácticas que pueden llevarse a término mientras escenificamos una escena sado. Unas más espectaculares, otras menos, todas ellas están llamadas a cumplir una función dentro del universo del sado. Algunas de ellas, además, resaltan algo característico del sado y que es lo que queremos recalcar en el artículo de hoy. Ese algo es que las prácticas sadomasoquistas convierten a todo el cuerpo en lugar posible de experimentación del placer.

La negación del orgasmo

Con la expresión anglófona de «Tease and Denial» se conoce una práctica habitual en el universo BDSM, la de la negación sexual erótica o negación del orgasmo, una de las formas que puede adoptar el control del orgasmo. En este post te hablamos sobre esta práctica sexual propia de las prácticas BDSM y también del orgasmo arruinado, la negación total del orgasmo y el orgasmo a largo plazo.