Las parejas preguntan cada vez más en los sexshops por látigos de cuero, por pinzas para los pezones, por pesos para los testículos, por cuerdas para practicar la atadura erótica, por vendas para los ojos y, en general, por todo tipo de productos y juguetes eróticos que tengan que ver con la práctica del BDSM. Hay quien dice que la culpa es de Cincuenta sombras de Grey. Que por eso son tantas las personas que en los últimos tiempos se han interesado por el BDSM y tantas las parejas que se han acercado al universo del Bondage, a los juegos de Dominación y sumisión y a las prácticas más puramente sadomasoquistas.

Quizás sea cierto que ese incremento del interés por el BDSM (siglas que engloban el Bondage, la Dominación/sumisión y el sadomasoquismo) sea debido a las novelas y películas de Grey. O quizás sea más bien que esas películas y esas novelas han servido de excusa para que muchas persona hayan decidido «salir del armario» y mostrar su gusto por vivir su sexualidad de una manera alternativa.

A esas personas, el sexo «vainilla» se les han quedado pequeño y buscan nuevos estímulos. Para ello es necesario contactar con personas que tengan los mismos gustos, algo que no siempre puede encontrarse en el seno de la pareja. Los clubs BDSM es el lugar ideal para encontrar a personas que compartan las mismas aficiones eróticas. Para los amantes del BDSM, los clubs BDSM viene a ser el templo de la libertad y el lugar en el que dejarse ir junto a personas de gustos eróticos similares.

Barcelona, como ciudad moderna y de mentalidad abierta que es, ofrece a los amantes del BDSM y de sus prácticas la posibilidad de disfrutar de locales en los que contactar con otras personas con las mismas aficiones y en los que vivir satisfactorias experiencias BDSM. En este artículo queremos realizar un listado de los principales clubs y locales BDSM de Barcelona para que todos los amantes de las prácticas bedesemeras sepan dónde pueden acudir si desean realizar sus fantasías sexuales. Ahora si te gusta el Sado en Barcelona, ya no tienes excusa por falta de información.

Club BDSM Barcelona

Club Rosas Cinco

Ubicado en pleno barrio de Sant Gervasi, el Club Rosas Cinco es uno de los principales clubs de BDSM y Sado en Barcelona. Amantes de las tradiciones propias de los rituales BDSM, este club impone unas rígidas normas de vestimenta. Es imperativo el usar el color negro en la ropa para acudir a este club de entrada gratuita en el que, entre otras, se llevan a cabo prácticas tan variadas como el shibari, el bondage, el spanking o los juegos de rol sexual.

La rigidez normativa de este club privado no impide que se pueda acudir con ropas de látex, fetish, etc.

Sala Dreams

Este club figura entre los más populares clubs de BDSM de Barcelona. Este club swinger tiene distintas salas equipadas completamente para disfrutar de las más variadas prácticas BDSM. Si quieres vivir nuevas experiencias utilizando jaulas, columpios o mazmorras, la Sala Dreams puede ser la sala BDSM barcelonesa que estás buscando.

Entre las ofertas de ocio de este popular club figura la organización de fiestas privadas. La Sala Dreams tiene un completo calendario de actividades y merece la pena estar al tanto de las novedades de su agenda. En ocasiones, la Sala Dreams organiza orgías y también fiestas swingers. Tanto en unos casos como en otros, este club de BDSM de Barcelona garantiza la privacidad de quienes asisten a sus fiestas y eventos.

Clandestino

Si buscas un local en el que poder disfrutar de una mazmorra para poder hacer realidad tus fantasías más bedesemeras, Clandestino puede ser el lugar que estás buscando. Este club BDSM en Barcelona pone a disposición de sus clientes dos mazmorras completamente equipadas e independientes entre sí.

Clandestino, con un nombre tan sugerente, te ofrece también la posibilidad de disfrutar de fustas, varas y látigos de colas. Con esos utensilios, podrás poner en práctica las escenas que hayas soñado. Eso sí: si deseas usar cuerdas en tus juegos deberás traerlas tú. No es una mazmorra al uso pero se le aproxima.

Mazmorra Barcelona

Berlin Dark

Esta sala de BDSM de Barcelona no es tanto una sala de BDSM como un pub de ambiente gay en el que se pueden realizar encuentros de cruising. ¿Que qué es el cruising? Pues una práctica sexual consistente en mantener encuentros sexuales caracterizados por ser informales y puntuales. Un aquí te pillo, aquí te mato gay, como si dijéramos.

Aunque, como hemos dicho, esta sala ubicada cerca de la Avinguda del Paral·lel no es en esencia una sala de BDSM, Berlin Dark organiza de tanto en tanto encuentros fetiches y fiestas BDSM gay. Estas fiestas y estos encuentros son ocasiones únicas para que los gay amantes del BDSM puedan conocer a otros hombres con sus mismos gustos sexuales.

Oops Barcelona

La distinción y la elegancia son las dos características principales de este exclusivo club de BDSM de Barcelona que está situado en la zona alta de la ciudad, concretamente en el barrio de Sarrià, uno de los barrios más exclusivos de Barcelona.

Oops Barcelona cuenta con varios espacios y con una zona exclusivamente bedesemera. En ella, los amantes del BDSM podrán encontrar mazmorras amplias, limpias y seguras para hacer realidad sus fantasías y dejarse llevar.

Sado Barcelona

Sex Academy Barcelona

Como su nombre indica, la Sex Academy Barcelona no es exactamente un club BDSM, sino una academia de sexo. De hecho, Sex Academy Barcelona se precia de ser la primera academia de sexo de toda España. Formada por sexólogos y psicólogos, sus equipos de profesionales imparten cursos y talleres relacionados con todo lo que tenga que ver con la sexualidad.

Si crees que tienes inclinaciones BDSM o te atrae el universo BDSM y no sabes cómo dar los primeros pasos, en Sex Academy Barcelona te ofrecen la oportunidad de apuntarte a cursos de iniciación al BDSM. En estos cursos se mezcla lo teórico con lo práctico y se orienta a los participantes en los mismos para que sepan encontrar su camino dentro del mundo BDSM. Una vez encontrado ese camino, solo es necesario acudir a alguno de los clubs de BDSM de BCN citados para explorarlo y gozar de la propia sexualidad más allá de tabúes y malos rollos mentales.