Presiona ESC para cerrar

práctica BDSM

Las terminaciones de las cuerdas bondage

En el Bondage, como en tantas otras prácticas BDSM, cada persona es un mundo. Y eso vale tanto para la elección del tipo de cuerda que se va a usar en las prácticas como para el tipo de terminación de la cuerda bondage que gusta más a cada cual. En este artículo te mostramos cuáles son las formas habituales de rematar una cuerda para la práctica del bondage.

La cruz de San Andrés: una tradicional y postura erótica para sexo atado

En este artículo queremos proponerte la que seguramente es la más tradicional de entre todas las posturas eróticas existentes para tener sexo atado pero que es, también, la que un mayor número de posibilidades diversas ofrece a la hora de disfrutar de ella: aquélla en la que el cuerpo del sumiso o sumisa, atado de pies y manos a la cama, adopta la forma de la cruz de San Andrés.

Orígenes y esencia del kinbaku

“Atar apretado”. Eso, ni más ni menos, es lo que significa la palabra japonesa kinbaku. Que se la relacione con el bondage no quiere decir, ni mucho menos, que sea lo mismo. Si el bondage presta especial atención al resultado final del proceso de atadura, el kinbaku lo hace al proceso en sí, es decir, al camino que deben recorrer juntas la persona que ata y la que es atada para llegar a ese punto final de la atadura. En este artículo te hablamos de los orígenes y el significado del kinbaku.

Posiciones de muñecas y tobillos

Practicar el bondage comienza por saber cómo colocar muñecas y tobillos para realizar las ataduras. En este post te explicamos algunas posiciones de muñecas y tobillos para practicar el bondage de una manera segura y, al mismo tiempo, eficiente. Recuerda siempre que la seguridad es fundamental en la práctica del bondage.

Garth Knight o el encanto shibari de la crisálida

Las sogas siempre estuvieron presentes en la vida de Garth Knight, un fotógrafo australiano que ha conseguido crear una obra fotográfica en la que, de forma aparentemente convulsa, naturaleza y bondage se toman de la mano para dar lugar a unas imágenes personalísimas. Los modelos de las fotografías bondage de Garth Knight se convierten en una especie de crisálidas que, prisioneras en un bosque de nudos y ataduras que en ocasiones hacen pensar en árboles, parecen a punto de romper para dejar escapar de ellas a una colorida mariposa.

Hair bondage o bondage del cabello

Una buena manera de introducir un plus de sensualidad y excitación a las prácticas Bondage es incluir el cabello en las mismas. Al introducir el cabello en el bondage lo que estamos haciendo es incrementar la sensación de restricción. Quienes lo han hecho hablan del hair bondage como de una práctica “increíblemente íntima y personal” que puede ser dolorosa, humillante y que puede resultar muy útil para mantener la cabeza quieta para, por ejemplo, ejecutar una práctica de sexo oral “forzado”.

El placer de morder y ser mordido

Si eres de los que piensan que, para practicar el juego erótico, en nuestras bocas sólo tenemos los labios y la lengua, estás perdiéndote todas las oportunidades de placer que los dientes te ofrecen. Piensa en el placer de mordisquear la lengua, los labios, las mejillas, el cuello, la espalda, las pantorrillas… Piensa en ese placer de apresar la carne de tu amante y cerrar lentamente tu boca sobre ella, dejando sobre su piel, sin llegar a rasgarla, la marca de tus dientes.

El arte de la bofetada

No se puede concebir el BDSM sin la bofetada. La bofetada es parte principal de estos juegos. Eso sí, hay que saber cómo y dónde darla y, sobre todo, debe haber sido pactada. El consenso es, en estos juegos, absolutamente preceptivo. Todo lo que se realice sin haber sido pactado y consensuado es susceptible de ser considerado abusivo.

Términos ingleses del BDSM

El contrato, en el juego BDSM, debe ser la plasmación por escrito de lo pactado en la negociación previa entre los jugadores de la escena BDSM. En él se deben articular las necesidades de los jugadores, así como sus límites y fronteras que no desean traspasar. El contrato debe recoger lo que las personas que van a jugar a BDSM quieren, lo que les espera y lo que están dispuestos a asumir.

El contrato de sumisión en el juego BDSM

El contrato, en el juego BDSM, debe ser la plasmación por escrito de lo pactado en la negociación previa entre los jugadores de la escena BDSM. En él se deben articular las necesidades de los jugadores, así como sus límites y fronteras que no desean traspasar. El contrato debe recoger lo que las personas que van a jugar a BDSM quieren, lo que les espera y lo que están dispuestos a asumir.

BDSM: la negociación de las reglas del juego (II)

En la negociación de la puesta en escena de una fantasía erótica BDSM hay que establecer claramente los límites y hablar sin tapujos y sinceramente de los gustos y deseos, pero también de los problemas físicos que se tienen o de las reacciones psicológicas que pueden afectar al correcto desarrollo de la escena y a la obtención de placer gracias a ella.