Sexhop Online

La estigmatización del Fetichismo

Hasta hace muy poco, el fetichismo ha sido socialmente estigmatizado. Por desgracia, la mayor parte de las culturas del mundo siguen estigmatizándolo. Se le ha calificado de cosa vergonzosa, incluso se ha dicho que entraña peligros. Por eso las personas interesadas en el sexo con fetiches suelen guardan silencio sobre sus anhelos. Desvelarlos los colocaría en una mala posición social. Para mucha gente, el fetichismo se encuentra en la frontera salvaje de la sexualidad.

Son muchos los medios de comunicación que, aún hoy, mantienen un punto de vista deformado e intolerante sobre el fetichismo. Se empeñan en colocarlo a la misma altura que los fenómenos de circo o, prácticamente, de los criminales más aberrantes. Sin duda se ha recurrido al sensacionalismo cuando se trata del sexo con fetiches cuando lo que se ha pretendido ha sido vender páginas de revista, episodios de televisión, artículos o incluso productos como el alcohol.

¿Cómo percibe la sociedad al Fetichismo?

Como sucede en muchas ocasiones con la información proporcionada por los medios de comunicación, no existe un esfuerzo de comprensión detrás de esa información. Es más sencillo, para un redactor, reiterar estereotipos que no indagar en busca de la verdad por territorios desconocidos para ese redactor. Esos redactores, antes de escribir una línea sobre el influjo de los fetiches en la sexualidad, deberían preguntarse, por ejemplo, ¿por qué existe ese gusto generalizado entre muchas gente por los pechos grandes? ¿Y la buena propaganda que acompaña, se quiera o no, a una polla de buen tamaño? ¿Por qué hay mujeres que se excitan con pechos peludos de hombres? ¿Todos esos sentimientos y atracciones son obligatorios?

Todo lo que se habla de manera sensacionalista sobre el fetichismo puede ser muy divertido de ver, pero suele pasar que tiene muy poco que ver con lo que el fetichismo es en realidad. Nadie es necesariamente enfermo por disfrutar de una sexualidad en la que el fetiche tiene mucha importancia. La inmensa mayoría de los fetichistas sólo se están divirtiendo haciendo participar a ese fetiche determinado en sus sesiones de sexo. Con él se ponen más calientes y disfrutan más. ¿Es eso negativo?.


Dejar una respuesta