Presiona ESC para cerrar

Sadomasoquismo

En las prácticas sadomasoquistas, el dolor es la fuente de placer y se utiliza en el marco de una relación sexual para disfrutar. Se compone de Sadismo (infligir sufrimiento para acceder al placer) y el Masoquismo (recibir este sufrimiento para alcanzar el mismo placer)

CBT: la tortura genital masculina

Dentro de las prácticas sado brilla con luz propia la tortura genital masculina o CBT. Este acrónimo viene de la expresión inglesa “Cock and Ball Torture” (tortura de pene y testículos) e incluye una serie de prácticas que entre las que se incluyen el verter cera tibia sobre los genitales, la flagelación, la opresión testicular, el estrujamiento, la inserción de elementos en la uretra, la electro-estimulación, el pisar o la tortura de cosquillas.

Breve historia del sadismo

La gratificación sexual gracias al sufrimiento de los demás no se ha inventado hoy. El comportamiento propio de lo que hoy conocemos como sadismo ha existido desde hace miles de años pero no ha sido hasta hace muy poco que a dicho comportamiento se la concedido un nombre.

Ortigas y sado

¿Has tocado alguna vez unas hojas de ortiga? ¿Has paseado en short por el campo y has tenido la mala suerte de sentir su caricia en tus piernas? Si lo has hecho, recordarás todavía, seguramente, esa intensa sensación de escozor que se apodera de la zona corporal que ha sido tocada por la ortiga. El amante de las prácticas sado y BDSM no puede permanecer ajeno a esos efectos y por eso son muchos los practicantes del sado que han fijado su vista en las posibilidades de juego que puede proporcionar esta planta.

Normas de seguridad para practicar el fisting anal

El fisting anal, como práctica extrema que es, puede ocasionar una serie de problemas. Por eso, cuando se va a practicar el fisting anal hay que estar preparados para afrontarlos y saber que, aunque la parte pasiva es la más expuesta a sufrirlos, también la parte activa está expuesta a padecerlos. Extremar las precauciones es uno de los requisitos imprescindibles antes de practicar el fisting anal. Dichas precauciones no sólo tienen que ver con cómo se realiza el fisting anal. También tienen que ver con el estado de salud de los practicantes del mismo.

Cómo realizar fisting anal

Sin prisas. Ése es el consejo fundamental a seguir cuando la sesión de fisting anal haya comenzado. Cualquier apresuramiento puede, a la corta o a la larga, acarrear problemas. Para evitarlos es necesaria la calma y, por supuesto, la lubricación. Que sea abundante. Que se coloque en toda la zona que rodea al ano y en el ano en sí. Durante todo este proceso, además, es importante que los dos participantes en el juego se comuniquen entre sí. Si la comunicación siempre es importante en el sexo, en la práctica del fisting anal esa comunicación es fundamental.

Preparación para el fisting anal

El fisting anal, como práctica sexual extrema que es, necesita de unos preparativos cuidadosos. No puede hacerse en cualquier sitio. Cuanto mejor sea el entorno mejor será la experiencia. Higiene y lubricación son condiciones imprescindibles para que el fisting anal pueda realizarse de un modo placentero. La utilización de juguetes eróticos es habitual durante esta práctica. Pueden ser de gran utilidad para conseguir la relajación y dilatación necesaria.

Higiene para practicar el fisting anal

Encontrar el recto y el colon limpios antes de que comience el juego es una de las prerrogativas que exige el fisting anal. Esa limpieza e higiene reducirá el riesgo de que pueda producirse algún tipo de infección tras realizar una práctica de sexo extremo como es el finting anal.

El fisting anal: sexo extremo

El fisting anal, handballing o fist fucking anal es uno de los actos sexuales más extremos que una persona puede realizar. De hecho, para muchas personas es inimaginable que pueda ser realizado. Pero puede serlo. Debes pensar que el ano puede dilatarse mucho más de lo que podemos imaginarnos. Muchas personas de las que lo han practicado defienden, de hecho, la absoluta intimidad que se requiere y establece entre los dos miembros de la pareja para realizar algo así.

Piercing temporal en los genitales: puro sado

El “play piercing” o piercing temporal está ganando popularidad en ciertos ambientes kinkys. Esta práctica, no hace falta recalcarlo, entraña una peligrosidad que no la hace recomendable para nadie que no haya sido instruido convenientemente sobre cómo realizar las punciones y minimizar sus riesgos. La experimentación y el riesgo inconsciente pueden tener, aquí, consecuencias bastante desagradables. Por eso es necesaria una formación especial para realizar esta práctica.

Pesos en los testículos

Una de las prácticas más habituales cuando se habla de la tortura de los genitales masculinos o CBT es la del uso de pesas. Los límites que se establezcan en los juegos CBT es una cuestión de gustos personales y, por supuesto, de aguante de cada uno. Los instrumentos que se pueden utilizar para realizar esta práctica son múltiples y variados. Con todos ellos hay que extremar las precauciones. Los testículos no dejan de ser, después de todo, territorio sensible.

Fiesta sado en el campo (II)

El campo es un lugar ideal para celebrar una fiesta sadomasoquista. Te vamos a contar aquí cómo puede finalizar la fiesta sado que ya empezamos a contarte en un post anterior. Lógicamente, lo que te proponemos no es un manual de instrucciones para seguir al pie de la letra. Lo que queremos es darte ideas para que tomes las que más te gustes y las adaptes a la historia que tu imaginación construya. Seguro que es, como poco, tan excitante como la nuestra.