Sexhop Online

Cine y sexo

El sexo nace de nuestras entretelas genéticas. Es parte de nuestra naturaleza animal. Por ser animales somos seres sexuales. Por eso no somos ajenos al deseo. Y por eso practicamos sexo siempre que podemos. En el cómo lo ponemos en práctica, sin embargo, intervienen factores que nunca son exclusivamente animales. Como seres culturales que somos, la cultura tiene también mucho que decir a la hora de definir nuestra manera de concebir y plasmar nuestra sexualidad. No seríamos los mismos sin la religión, sin la literatura, sin las novelas, poemas y canciones que han ido esbozando nuestra manera de ver el mundo. Seguramente no contemplaríamos el amor de la misma manera si no hubieran existido Romeo y Julieta, Madame Bovary, Doctor Zhivago, Lolita, Anna Karénina o El amor en los tiempos del cólera.

También el cine y la televisión han moldeado nuestra visión del amor y de la práctica sexual no sólo reflejando lo imperante socialmente sino expandiendo modelos de comportamiento que, de ser inicialmente minoritarios, han acabado convirtiéndose en socialmente mayoritarios. Gracias al cine hemos aprendido los usos lubricantes de la mantequilla, hemos soñado con visitar la ópera con una escort del brazo y hemos acabado, tarde o temprano, haciendo el amor de manera más o menos salvaje sobre la mesa de la cocina.

El cine ha impuesto posturas (¿cuántos hombres no soñaron con una mujer puesta encima suyo y cabalgándole como cabalgaba Sharon Stone sobre Michael Douglas en Instinto Básico?), costumbres sexuales y fantasías eróticas que poco a poco han ido instalándose en el imaginario masculino y femenino como cosas a probar.

Cine BDSM

Esto, que sirve para los amantes del sexo vainilla, sirve también para los amantes del sadomasoquismo o de cualquiera de las modalidades que forman parte del BDSM. Si revisamos la historia del séptimo arte podemos encontrar algunos títulos que inexcusablemente deben ser vistos por los amantes del sadomasoquismo. En dichas películas sadomasoquistas pueden verse reflejadas estas personas y en dichas películas pueden encontrar inspiración para, en sus momentos más especiales e íntimos, inventar nuevos juegos.

A continuación vamos a proporcionarte un listado con algunos de esos títulos en los que la relación entre cine y sadomasoquismo se hace más evidente. No todas las relaciones que aparecen en estas películas seguirían los estándares de lo que debería ser una relación BDSM (es decir: una relación en la que todo lo que se hace en el seno de la vida de la pareja y en su intimidad es consensuado), pero en todas ellas aparecen factores que tienen que ver con el establecimiento de relaciones de dominación y sumisión entre las personas.

Selección de películas sadomasoquistas

Las películas sadomasoquistas que hemos seleccionado para ti son las siguientes:

  • La Pianista (2001). Adaptación de la novela del mismo título de la Premio Nobel de Literatura Elfriede Jelinek, la película cuenta la relación mantenida entre una reconocida pianista y un admirador que decide conquistarla. Ella es en este film sadomasoquista quien posee las tendencias masoquistas.
  • La secretaria (2002). Un clásico del género. La relación sadomasoquista entre un abogado y su secretaria centra el argumento de este film sadomasoquista.
  • Terciopelo Azul (1986). Escrita y dirigida por David Lynch, Terciopelo Azul presenta desde una óptica surrealista la relación sadomasoquista que mantienen Dorothy Vallens (Isabella Rosellini) y Frank Booth (Dennis Hopper). Con una investigación criminal de por medio, Blue Velvet ha sido catalogada como una de las diez mejores películas de la historia del género de intriga.
  • Belle de Jour (1966). Ganadora de un León de Oro en el Festival de Venecia, Belle de jour es uno de los títulos más recordados de la etapa francesa de Luis Buñuel. Inolvidable Catherine Deneuve interpretando a Séverine, una mujer casada con un médico incapaz de mantener relaciones íntimas. Para satisfacer su necesidad de sexo, Séverine acude a una casa de citas, donde empieza a mantener todo tipo de relaciones eróticas. También sadomasoquistas.
  • Audition (1999). Esta película sadomasoquista japonesa dirigida por Takashi Miike causó un gran revuelo en Estados Unidos cuando fue estrenada. Tan grande fue el revuelo que la película fue censurada y retirada de todas las salas. Catalogada como cine de terror, Audition muestra algunas de las escenas más crudas que sobre la tortura pueden mostrarse. Y es que el masoquismo de la protagonista parece no tener límite.
  • La frusta e il corpo (El cuerpo y el látigo, 1963). Esta película italiana dirigida por Mario Bava también está catalogada como película de terror. Las relaciones sadomasoquistas entre Kurt y Nevenka prosiguen hasta cuando la muerte les ha separado. El gran Cristopher Lee vuelve a brillar aquí como en tantas otras películas de terror.
  • El placer de Venus (Le malizie di Venere, 1969). ¡Qué bella luce Laura Antonelli en este film! Este film es una de las grandes adaptaciones del clásico de la literatura erótica La Venus de las pieles, de Leopold von Sacher-Masoch. Años después, en 2013, Roman Polanski dirigiría una película con el mismo título del clásico literario. ¿El argumento? Cómo un hombre puede convertirse en absoluto sumiso de una mujer tras verla desnuda, vestida solamente con unas pieles que adquieren un impagable valor fetichista.
  • Deslizamientos progresivos del placer (1973). El sadomasoquismo lésbico adquiere un papel protagonista en esta película sadomasoquista dirigida por el director francés Alain Robbe-Grillet.
  • Hana to Hebi (1974). Turbia e inquietante como sólo puede serlo el erotismo japonés, esta película sadomasoquista está basada en la novela erótica del mismo título de Oniroku Dan. Existe un remake de 2004.
  • Historia de O (1975). Clásico entre los clásicos del cine sadomasoquista, Historia de O, dirigida por Just Jaeckin, director también de Emmanuelle, un clásico del cine erótico, es la adaptación cinematográfica de la novela del mismo título de Dominique Aury. A esta película sadomasoquista le cabe el honor de haber llevado las relaciones sadomasoquistas al gran público.
  • The Image (1975). Dirigida por un famoso director de cine X, The image es una obra maestra del cine sadomasoquista. Un hombre, Jean, se introduce poco a poco en la relación sadomasoquista que mantienen dos mujeres, Claire (fría Dómina) y Anne (absoluta sumisa). La fascinación que Jean siente por Anne es el detonante de toda la trama. Sin duda, de visión inexcusable para todos los amantes del cine sadomasoquista.
  • Maîtresse (Amante, querida, p…) (1976). Un joven Depardieu, interpretando el papel de Olivier, entra a robar en un piso que considera vacío. No lo está. En él se halla su propietaria, Ariane, una prostituta especializada en sadomasoquismo. Como puedes imaginar, se inicia una relación. En ella tendrán mucho que decir los celos. Y es que nadie dijo que enamorarse de una prostituta sea la manera más sencilla de acceder a la felicidad.
  • Fetishes (1996). Masoquismo, pasión por el látex, castigo corporal, infantilismo… Todas estas vertientes y algunas más del sexo BDSM sirven para dar encarnadura a este documental dirigido por Nick Broomfield. Y es que el exquisito club Manhattan Pandora’s Box puede ser un excelente lugar para conocer los vericuetos por los que suele caminar el sexo no vainilla.
  • Kink (2013). Al igual que el anterior, ésta producción es un documental. Realizado por Christina Voros, Kink nos muestra cómo funciona el cine pornográfico en los estudios Kink.com.

Como ves, no faltan opciones para disfrutar de una película sadomasoquista. Y eso que no hemos querido hacer referencia ni a Cincuenta sombras de Grey ni a la secuela que ya se está rodando. Disfrútalas.


Dejar una respuesta