El látigo unicola

Sexhop Online

Los látigos BDSM

Sin duda, es difícil imaginar las prácticas sado sin que intervenga en ellas algún tipo de látigo. Quien se acerca por vez primera a la práctica del sado sin duda está anhelando la llegada del momento en el que el látigo tenga algo que decir dentro de la escena. A estas personas, sin embargo, hay que decirles que el látigo no es ningún juguete. Un látigo mal utilizado puede dañar seriamente tanto a la persona sumisa como a la Dominante.

En cierto modo, el látigo puede ser entendido como un arma. Y como arma puede utilizarse, pero nunca en el ámbito del sado o del BDSM. Aquí, ya lo sabemos, debe imperar siempre esa tríada de conceptos resumidos en las siglas SSC (sano, seguro y consensuado). Si el látigo no se utiliza de ese modo, lo que se está practicando no es sado ni BDSM.

Antes de iniciarse en la práctica de la flagelación sado, quien vaya a utilizarlo debe conocer los tipos de látigos que existen.

En primer lugar hay que distinguir dos grandes tipos de látigos: los látigos multicolas y los látigos unicola. Entre los primeros encontramos, los stock whips, los signal whips, los snake whips y los bull whips. Entre los segundos, los floggers y los cats.

En este post vamos a centrarnos en analizar las características de los látigos unicola, sus partes y en detallar los diferentes tipos de látigos de una sola cola existentes, así como los materiales utilizados para fabricarlos.

Las partes de los látigos unicola

El látigo unicola tiene cinco partes: el mango (the handle), el conector (the keeper), la tira (the thong), la caída (the fall) y el tronador (the popper).

  • El mango. El mango de un látigo unicola debe, ante todo, ser funcional. Que el/la Dominante pueda coger bien el mango es fundamental para que el látigo cumpla con su función en el juego sado. El equilibrio del látigo en la mano es lo que debe sentir quien vaya a aplicar un castigo o un correctivo. Si no se siente ese equilibrio, el castigo no se aplicará adecuadamente.
  • El conector. Ésta es la parte del látigo que une el mango con la tira. Habitualmente el conector del látigo unicola está hecho con una tira de cuero. Un látigo mal equilibrado suele estropearse en este preciso punto debido a su mal uso.
  • La tira. Esta parte del látigo está compuesta por varios segmentos de cuero entrelazados. La tira es lo que determina la longitud del látigo unicola. La calidad y validez de un látigo unicola estará determinada en gran medida por los segmentos que, entrelazados, forman la tira y por el material con el que ésta esté hecha. Para muchos/as Dominantes, el mejor látigo unicola es aquél que está hecho con cuero de canguro y cuya cola reúne entre 8 y 12 segmentos entrelazados.
  • La caída. Es la parte del látigo que va de la tira al tronador. Esta parte del látigo está formada por un único segmento de cuero sin entrelazar y es éste, junto al tronador, el que impacta sobre el cuerpo de la parte sumisa. La longitud de la caída oscila entre los 50 y los 60 cm. Lo ideal es que la caída de látigo unicola esté realizada con cuero duradero.
  • El tronador es la parte final de la cola del látigo y va desde la caída hasta la punta final. Esta parte del látigo unicola es la que le hace tronar en el aire y suele estar hecho de cuerda o de otro material parecido. Esta parte del látigo unicola acostumbra a poder ser cambiada por el/la Dominante según sean las características del sumiso/a.

Tipos de látigo unicola

Veamos ahora con detalle las características principales de cada uno de los diferentes tipos de látigos unicola citados anteriormente.

  • Stock whip. La principal característica de este tipo de látigo unicola es que su mango es diferente al del material con el que está hecho el látigo. El origen de este tipo de látigo hay que buscarlo en Australia. Fue allí donde se inventó para mover grandes cantidades de ganado (generalmente ovejas). Este tipo de látigo unicola está, debido a su origen, elaborado con cuero de canguro.
  • Snake whip. El nombre de este tipo de látigo unicola proviene de su apariencia de serpiente enrollada. Es el látigo que solían llevar en sus alforjas los viejos cowboys. En este caso, el mango es la tira en sí. Muy flexible, este tipo de látigo puede medir entre 1,20 y 1,60 cm.
  • Signal whip. Este tipo de látigo unicola es muy parecido al anterior. Entre ambos, sin embargo, existe una diferencia fundamental. El anterior tiene caída y éste, no. En el signal whip, el tronador está directamente unido a la tira trenzada. En su origen, este látigo fue creado para controlar equipos de perros.
  • Bull whip. Este es, de entre todos los látigos unicola, el látigo de mayor intensidad. Sólo apto para Dominantes y sumisos/as avanzado/as, el bull whip produce, bien usado, un sonido semejante al de un disparo. La longitud de este látigo unicola puede alcanzar los 3 metros (por eso acostumbra a ser usado en espacios abiertos).

Uso del látigo unicola

El látigo unicola no es ninguna broma. De hecho, lo recomendable es no utilizarlo sobre una persona si antes no se ha tenido práctica con ese látigo para aprender a dominar todas las variables que intervienen en su uso. ¿Qué variables son ésas? Precisión, ritmo, fuerza y velocidad. Impactar donde se quiere impactar, al ritmo que se desea y con la fuerza adecuada es capital para extraer al látigo unicola el resultado esperado.

Al usar un látigo unicola hay que tener siempre en cuenta una cosa: este tipo de látigo acostumbra a dejar una señal en la piel.


Dejar una respuesta