Sexhop Online

¿Qué són los juegos CBT?

Los juegos CBT (tortura en pene y testículos) pueden ser para muchas personas una experiencia máxima, casi metafísica. Puedes llegar a una intensa experiencia corporal a través de la concentración física y mental. Piensa en el papel que en estos juegos puede desempeñar las endorfinas y el modo en que se liberan. Las mujeres que dan a luz, así como las personas que “sufren” largas sesiones de tatuaje o piercing, hablan a menudo del estado de júbilo y de trascendencia que experimentan en esos momentos. Muchos pueblos antiguos, a su vez, tienen rituales especialmente diseñados para producir esos sentimientos como parte de sus ceremonias religiosas o culturales. Los juegos CBT son sólo un camino más para llegar a ese mismo lugar.

Un juego CBT puede ser muchas cosas. Puede ser el broche para una larga sesión de BDSM o un magnífico preludio de una noche de sexo ardiente. Puede ser un castigo para un niño travieso o una recompensa para un atento sumiso. Tanto si es leve como si es intensa, el CBT puede convertirse en algo positivamente adictivo para cualquier jugador. Lo que puede comenzar como un juego casual de la relación puede acabar perfectamente convirtiéndose en algo mucho más profundo. Después de todo, los genitales están directamente involucrados en el juego y eso, puedes imaginar, no es cosa de broma.

Los juegos CBT y el sado

Los juegos del sado también podrían ser para una pareja de largo recorrido una manera de una nueva experiencia a su relación, añadiendo así una pasión extra a su sexualidad. Hay matrimonios que, tras muchos años de convivencia, deciden, por añadir un poco de picante a su vida, convertirse de repente en sumiso y ama e iniciar un juego CBT. Con la información pertinente en sus manos y con una buena negociación previa de lo que se va a hacer y de los límites que se van a poner al juego, es muy probable que la satisfacción sea tal que rápidamente los miembros de la pareja intenten aprender nuevos trucos del juego y se abran a la posibilidad de nuevas experiencias.

No todos los que decidáis experimentar con vuestra polla y vuestros huevos tenéis que buscar un tutor privado que os guíe por los caminos del universo sado. Pero, aún así, hay que tomar conciencia de que este tipo de actividad no es el tipo de cosa que acostumbra a realizarse en la primera cita de una pareja ocasional. Como se ha dicho en alguna ocasión, las escenas que van a ponerse en práctica deben ser negociadas de antemano, y las expectativas de todas las personas involucradas en la misma deben ser discutidas antes de empezar a representar la escena. Gran parte de la diversión radica ya en imaginar lo que va a suceder, en establecer los planes, en preparar la escena tanto psicológica como físicamente, en la construcción y montaje de los juguetes. Aquí no se trata sólo de pollas y pelotas.


Etiquetas:

Dejar una respuesta