Sexhop Online

¿Qué significa la palabra Fetiche?

La palabra "fetiche" significa muchas cosas para muchas personas. De hecho, es una especie de palabra-saco en la que cabe de todo. Eso sí: siempre tiene una connotación innegablemente sexual y, a menudo, un poco turbia y morbosa. Buscar en las páginas porno bajo el concepto “fetiche” y encontrar lo que realmente se necesita es poco menos que participar en una lotería y que te toque. Así de amplios pueden ser los contenidos del concepto. En el fondo, en el fondo, a todos los fetiches sólo les une el hecho de ser considerados todos ellos como fuera de la normalidad en grados diferentes. Y no debería ser así, pues muchos de ellos no son muy diferentes de la atracción que en muchos casos se siente por los pechos grandes. ¿Por qué eso se considera normal y, por ejemplo, adorar los pies no?

Sólo hay que atender a las conversaciones de la gente para saber lo que se considera o no aproximadamente normal en cuanto a sexualidad se refiere. Ya nos hemos habituado a que se hable casi sin tapujos de sexo oral, de experiencias que tengan que ver con el sado, también, por supuesto, del sexo anal. Pero no estamos tan acostumbrados a oír hablar de fetiches. Algunos de nuestros usuarios nos han hablado de ello, y hemos aprendido mucho escuchándoles. Por ejemplo: no sólo es fetichista quien adora unos altos zapatos de aguja de mujer o un corsé con unas formas y un color determinado. También lo es quien profesa la misma admiración por unas zapatillas deportivas sudadas y apestosas. Hay mujeres que sólo quieren ser folladas por hombres depilados. ¿No es parecido eso (imaginariamente) a follarse a un niño grande? Quizás por eso muchas de estas mujeres se excitan contemplando a su pareja en pañales, vestidito como un bebé.

¿Cómo se excita las personas

El abanico es amplio. Personas que se excitan con animales (potros o perros). Personas a las que les gusta jugar con los fluidos corporales (desde la sangre al semen pasando por los flujos vaginales, el sudor o los propios excrementos). Tener información nunca está de más para poder comprender mejor a tu amante, tu esposo o esposa o cualquier miembro de tu familia. Incluso para abrirte nuevas perspectivas. Quién sabe.
Igual descubres algo desconocido que, de golpe y porrazo, te inspira nuevas fantasías que cumplir.

Aquí te contaremos alguna historia de gente a la que conocemos y que nos la ha contado con la intención de ilustrar a todos los que desconocen las interioridades de este mundo. Por ejemplo, la de una lectora que entró a trabajar en una tienda vintage de ropa de alta gama y quedó prendada (y nunca mejor dicho) de esa ropa. Había prendas, nos contó, que estaban cubiertas de bisutería brillante colocada sobre telas ajustables de colores oscuros. La resonancia siniestra de esas ropas era innegable. Pues bien: esta persona, que nunca había atendido a los vaivenes de la moda, empezó a sentirse atraída por ese tipo de ropa. Tanto que fue inevitable que, en cierto modo, se vengara de la empresa propietaria de aquella tienda tan fashion. Que le pagaban una miseria, nos contó. Que los trataban como animales. Por eso, tal vea, hacían la vista gorda entre los compañeros cuando alguno de los trabajadores, a la hora del cierre, se llevaba, escondida en el bolso, alguna prenda.


Etiquetas:

Dejar una respuesta