Presiona ESC para cerrar

castigo

Castigos y penitencias: la imaginación al poder

En este artículo de InfoBDSM recogemos un buen puñado de penitencias y castigos con una finalidad: estimular tu imaginación. La imaginación, en cierto modo, es una especie de músculo. Funciona mejor cuanto más nutrido está y cuanto mejor entrenado. Y cuanto más estimules tu imaginación más fácilmente encontrarás las penitencias y castigos BDSM que mejor le vayan a tus juegos BDSM.

La humillación erótica en el BDSM

El BDSM no puede ser entendido sin la existencia de la humillación erótica. Cuando hablamos de humillación erótica lo estamos haciendo del ejercicio de la humillación psicológica dentro de un contexto sexual. ¿Quiere eso decir que la humillación erótica debe ser, ineludiblemente, una humillación de carácter sexual? No. O no, al menos, necesariamente. Conoce mejor los fundamentos teóricos de la humillación erótica dentro de las prácticas BDSM.

Castigos inmediatos y castigos formales en el BDSM

Los castigos que puede aplicar la parte Dominante pueden clasificarse de múltiples maneras. En este artículo vamos a realizar una clasificación en la que se distinguen dos grandes grupos de castigos diferenciados entre sí por el momento en que se aplican. Los primeros, los llamados castigos inmediatos, son aquéllos que se aplican en el mismo momento en que se comete la falta que debe ser castigada. Los segundos, los denominados castigos formales, son aquéllas que se posponen a una determinada fecha.

Penitencias de escritura en el BDSM

Toda relación D/s lo exige. Tarde o temprano se debe imponer una penitencia. Son inimaginables los juegos BDSM sin las penitencias o castigos. En este post vamos a recoger diversos tipos de penitencia que, en un momento dado, pueden servir a la parte Dominante de una relación D/s para imponer algún tipo de castigo a su sub y que tienen que ver, de una forma u otra, con la escritura.

Doma, disciplina y castigo

Doma, disciplina y castigo son tres palabras que se relacionan íntima y directamente con las prácticas D/s. Pese a no ser exactamente sinónimas, todas ellas tienen algo en común. Doma y disciplina podrían llegar a confundirse. El castigo, por su parte, sería, por decirlo de algún modo, la acción empleada para conseguir que la doma y la disciplina resulten exitosas. Hay amantes de los juegos de dominación y sumisión que, sin embargo, rechazan que deba cambiarse la personalidad del sumiso/a. Es decir: rechazan los procesos de doma y disciplina que intentan cambiar al sumiso. Aquí recogemos sus razones.

Látigos y flagelos en el BDSM

Los látigos y flagelos pueden ser, qué duda cabe, unos grandes instrumentos para utilizar en los juegos de dominio y sumisión. El latigazo a la manera de Indiana Jones es mucho más difícil de ejecutar de lo que a simple vista parece. Se necesita, para empezar, una gran cantidad de espacio para poder moverlo correctamente. Tampoco hay medio alguno de enseñar a usar un látigo con cuatro instrucciones escritas.

Instrumentos de castigo BDSM: ramita de abedul y caña

Entre los instrumentos de castigo propios del BDSM, la ramita de árbol y la caña son algunos de los instrumentos más utilizados. Cada uno de ellos tiene sus propias características y sus propias normas de uso. De entre las formas de castigo, el llamado «estilo inglés» es, seguramente, uno de los más estrictos y tradicionales.

BDSM: herramientas de corrección

La disciplina correctiva puede administrarse con instrumentos muy variados, algunos muy formales e ideados para la función, otros mucho más improvisados. Los instrumentos utilizados para ejecutar la corrección se pueden dividir en tres categorías: la propia mano humana, los implementos rígidos y los flexibles.

Los límites del castigo

Todo castigo debe tener sus límites y ser proporcional al «pecado» cometido por el sumiso. Tampoco cada sumiso es igual. El nivel de tolerancia al dolor es diferente en cada uno. Atender a las reacciones que el sumiso tenga antes el castigo y encontrar el nivel justo del mismo es responsabilidad de toda Ama que se precie. La experiencia, como siempre, es un grado.

Dosificando el dolor en la escena BDSM

En el desarrollo de la escena BDSM es fundamental la dosificación del dolor. El manejo de los recursos que la parte dominante tiene en sus manos es fundamental para que el castigo se desarrolle del modo adecuado. No es lo mismo, por ejemplo, la nalgada con finalidad disciplinaria que la nalgada entendida como un recurso erótico para excitar. Esos conceptos hay que tenerlos muy claros y presentes cuando se inicia la escena de dominio y sumisión.

Técnicas de dominio en la escena BDSM

El castigo ante público, el uso adecuado de la voz y la combinación de correcciones y métodos de castigo son instrumentos perfectos para conseguir la obediencia y la humillación del sumiso dentro de la escena BDSM. Si concluye con el sumiso besando el instrumento castigador, mejor que mejor.