Sexhop Online

A jugadores experimentados...

Partimos del pensamiento de que siempre estamos a la expectativa de nuevas ideas, ¿no? Aunque seas un jugador experimentado y tu experiencia sea rica, debemos pensar que disfrutarás con nuestros apuntes y consejos e ideas porque siempre puedes encontrar en ellos una nueva frescura, un nuevo giro a lo que, a simple vista, puede parecer viejo, una nueva manera de disfrutar de un erotismo SM tanto homo como heterosexual. Incluso podrás descubrir prácticas que se han aplicado a los genitales de la mujer y que han tenido bastante éxito.

En el fondo, la importancia de todas estas prácticas reside en que el placer alcanza tanto a la parte dominada como a la dominante. En ésta última no siempre es tan evidente como en la dominada. En la dominada existe una conexión directa con su cuerpo. Sus terminales nerviosas sienten. Ella, la parte dominada, es, a su vez, el centro de atención. Toda la acción de la parte dominadora se vuelca sobre ella. Por eso su placer es más evidente. El de la parte dominadora, por el contrario, parece un placer menos físico y más mental: un placer puramente emocional que parece nacer del modo en que se consigue el control sobre la parte inferior o dominada. Siempre es un placer sentir la respuesta directa de la pareja sexual a nuestro control sexual sobre ella. Siempre es un gozo sentir sus gemidos y suspiros. ¿O acaso no?

La búsqueda de alguien para compartir...

Como se puede comprender, a veces la cosa más difícil en Sado Masoquismo no es la técnica en sí ni la experiencia física del juego. En ocasiones (en muchas ocasiones) la verdadera dificultad de la experiencia SM radica en el primer paso que hay que dar: la discusión o pacto que debe realizarse con nuestros socios potenciales, con los que van a ser nuestros compañeros de experiencia. El miedo a qué dirá nuestra pareja es la primera y, seguramente, más alta barrera que debemos vencer. Muchas personas temen que el proponer a la “media naranja” una experiencia o un interés sexual no tradicional pueda dar lugar a malentendidos, rechazo o repugnancia. No te preocupes, no tiene necesariamente que ser de esa manera.

Para no avanzar a ciegas hacia un rechazo radical hay que averiguar primero qué tipo de conocimientos tiene nuestra pareja sobre la posibilidad de llevar las relaciones sexuales más allá del límite de lo tradicional. ¿Estaría dispuesta a participar de un juego Sado Masoquista? ¿Qué ideas preconcebidas tiene sobre el mismo? Para intentar averiguar eso se necesitan, fundamentalmente, dos cosas. La primera es poseer una mentalidad abierta. Sin ella es imposible aventurarse en estas experiencias. La segunda es poder contestar cualquier pregunta, duda o inquietud que nuestro compañero o compañera de baile pueda plantear.

Las ideas que aquí se vayan apuntando pueden ser un excelente punto de partida para abrir debates. Eso sí: recuerda y ten presente siempre que nada de lo que se ofrece en un apunte, un artículo o un manual sobre un tema debe asumirse plenamente. Todo ello debe de ser sólo un punto de partida a una nueva aventura, a un nuevo camino. Aunque hay que asumir algo importante: por mucho que gocemos de imaginarnos practicando lo que cualquiera de esos textos propongan, ese placer nunca podrá sustituir, lógicamente, a la experiencia real y física de experimentar en nuestra propia carne lo que se cuente.

Encontrando un compañero de placer

Puede suceder que el compañero elegido para estos juegos no tenga el tiempo o el interés necesario para adentrarse en la lectura de la información que te ofrecemos aquí o que puedes encontrar en otros lugares. Lo importante en este caso es que tú, con tus palabras, le hagas llegar esa información. Eso sí, no te conviertas en un simple propagador de ideas. Escucha a tu compañero o compañera. Sólo así podrás conocer sus temores y aquellos aspectos que le provoquen más rechazo.

Cuando llegue el momento de poner en práctica las ideas aprendidas o imaginadas, no tengas prisa. No quieras que se cumplan todos tus anhelos a las primeras de cambio. Pídele, por ejemplo, que intenta una nueva actividad CBT (cock and ball torture) combinándola con otras actividades de placer más relajadas. Para todo se es novato en la vida. Si tu compañero de juegos parece incómodo o dubitativo, sé paciente y generoso. Ésa actitud, y no otra, será la que pueda llevarte a cumplir esos sueños anhelados que guardas dentro de ti.

Tómate tu tiempo para, una vez finalizada la escena, hablar de ella. Demuéstrale que valoras su espíritu de aventura. Comparte tu sensación de haberte divertido. Pregunta si él o ella se ha divertido también y si ha encontrado la experiencia tan agradable como tú lo has hecho. Recuerda que debes servirle de apoyo y que debes abrir tu mente. Tu paciencia y comprensión serán recompensadas con nuevas aventuras y placeres.


Dejar una respuesta