Presiona ESC para cerrar

Bondage

Bondage es un conjunto de prácticas sexuales basadas en los encordamientos eróticos ejecutados sobre una persona vestida o desnuda con el fin de inmovilizarlo.

Nudo de Bondage «La atadura del incauto»

Vamos a proponerte una combinación de nudos de muy sencilla realización y muy útil a efectos prácticos, pues esta combinación puede servirte para atar tanto pies como muñecas. También puede servirte para enlazar los brazos al torso de tu pareja.

Nudo de Bondage «La cabeza de la alondra»

Para realizar este nudo de nombre tan sugerente seguimos con el mismo tipo de cuerda que hemos utilizado en los nudos anteriores; es decir: una cuerda de cinco a diez metros de largo y de entre 6 y 10 mm de grosor. Esta vez, sin embargo, no será la muñeca lo que ataremos, sino el tobillo.

Nudo de Bondage «El Obi»

Para realizar este nudo con nombre tan oriental (el obi es el cinturón que mantiene firme el kimono, haciendo que este no se suelte de nuestro cuerpo) utilizaremos el tipo de cuerda que ya venimos utilizando en nudos anteriores. La cuerda elegida para elaborar este nudo tendrá entre 5 y 10 metros de largo y entre 6 y casi 10 mm de grosor.

Nudo de Bondage «La envoltura»

Como en el nudo «El gatito«, el nudo «La envoltura» utiliza una cuerda de entre cinco y diez metros y de un diámetros de entre 6 y casi 10 mm. También ataremos con este nudo una mano y en este caso el número de pasos a seguir será mucho más elevado por lo que deberás prestar mucha atención no saltarte ninguno y practicar mucho antes de ponerlo en práctica en una sesión Bondage.

Nudo de Bondage «El gatito»

El primer elemento que debe dominarse para entrar en la habitación Bondage y decidirse a jugar es el aprendizaje de los amarres de cuerda alrededor de una muñeca o un tobillo. Los nudos que vamos a mostrarte a continuación son nudos simples que, combinados de manera ingeniosa, pueden proporcionarte mucho juego. Ellos son los pilares básicos para poder llegar hasta sistemas de anudado más complejos.

Nudo de Bondage «La figura del ocho»

A medida que avancemos con los nudos, estos se irán complicando como es el caso del nudo «La figura de un ocho» Este nudo es un poco más complicado que los anteriores nudos planos que hemos visto, pero puede resultar muy útil para, por ejemplo, enganchar una cuerda a un poste.

Nudo de Bondage «La Plaza»

La plaza es un nudo de atado esencial, por lo que se utiliza para terminar una serie. Es importante dominar la técnica de este nudo. Tire del nudo apretando. El anillo resultante debe quedar plano.

Nudo de Bondage «La Abuelita»

Ahora te presentamos el nudo «La Abuelita«. A menudo se habla de él como de un «doble nudo». Este nudo es muy sencillo e intuitivo. No es ideal para el Bondage, sin embargo, dado que el nudo no cae sobre el cuerpo cuando las cuerdas están atadas.

Conceptos a aclarar en el Bondage

Hay algo que debes tener siempre presente, y es que el Bondage no consiste en atar a tu pareja en la posición que elijáis e, inmediatamente, proceder a realizar el coito. Para follar siempre hay tiempo y la penetración debería llegar sólo al final del juego.

Pulcritud y ajuar en el Bondage

La pulcritud es uno de los requisitos imprescindibles del universo Bondage. Cuando hay que limpiar las cuerdas, colócalas en bolsas separadas o bolsas de lencería y procura lavarlas con agua caliente, eligiendo entre los ciclos de tu lavadora un ciclo delicado. Ni nombrar el detergente o la lejía.

Tipos de cuerda para el Bondage

Una simple visita a la ferretería nunca te parecerá igual después de haber ido a aprovisionarse de estos suministros sensuales. Hay muchos tipos de cuerda disponibles y todos ellos se comportan de forma diferente cuando son usadas para el Bondage. Esta «chuleta» que te vamos a facilitar te ayudará a encontrar las sogas correcta para sus necesidades.