Sexhop Online

El uniforme de la Dómina

El hábito no hace al monje, desde luego. Ninguna Dómina lo será por la simple razón de ir vestida de una manera determinada. Será el carácter y su savoire faire dentro de los juegos FemDom lo que convertirá a la Dómina en tal. Pero lo cierto es que, en el BDSM, la ambientación es un grado. No es lo mismo realizar cierta práctica BDSM en el comedor de casa que en una mazmorra convenientemente equipada. Del mismo modo, el modo que haya escogido la Dómina para vestirse servirá para incrementar o reducir la potencia de su imagen. Vestida como se presupone que debe ir vestida una Dómina, Ésta podrá sentirse reforzada en su rol. El disfraz de Dómina, pues, servirá de ayuda a Ésta para ejercer sus funciones como tal.

¿Cómo debe ir vestida una Dómina? En este artículo de InfoBDSM.com queremos darte una serie de consejos para que, si te estás adentrando en el universo del BDSM y lo estás haciendo como Dómina, puedas vestirte como, de una manera tradicional, se entiende que deben ir vestidas las Dóminas.

  • Cabello. ¿Cómo debe llevar el cabello una Dómina? Puede optar por llevar una cabellera rubia a lo Marilyn Monroe. O puede llevar una larga melena negra. O puede dar un toque demoníaco a su cabello tiñéndolo de pelirrojo. O puede llevar el flequillo rojo. Una buena opción a la hora de escoger el tipo de cabello que se va a utilizar para vestirse de Dómina es buscar una peluca. Una peluca puede ayudar a la Dómina a crear el aspecto que Ésta desee.
  • Corsé. El corsé es una prenda de marcado carácter fetichista y muy ligada a la práctica BDSM. Cuando hablamos de corsé no estamos hablando obligatoriamente de una prenda de alta costura. Hay marcas de lencería erótica que ofrecen la posibilidad de disponer de sensuales y sexys corsés a un precio excepcional. Cualquiera de esos corsés puede servir para vestir a una Dómina.
  • Falda. Las Dóminas más tradicionales no se han destacado, precisamente, por lucir faldas. Si acaso, la falda corta de cuero o PVC puede servir para dar un toque sexy a la Dómina. Ésta, sin embargo, como mejor luce es vistiendo ligueros y medias sobre braguitas o tangas.
  • Calzado. La Dómina es menos Dómina cuando no luce un calzado impactante. La parte más potente de la vestimenta de una Dómina es el calzado. El calzado es fetichismo puro. La Dómina, además, tiende a obligar al sumiso a besar sus pies y a lamer sus zapatos. Éstos, pues, no pueden ser cualquier cosa. Las botas negras con tacones de aguja o los zapatos de tacón son complementos imprescindibles para vestir a una Dómina.
  • Maquillaje. Lo ideal, a la hora de vestir a una Dómina, es potenciar su glamour. Para hacerlo, pocos instrumentos resultan tan útiles como el maquillaje. En el maquillaje de una Dómina deben prevalecer los colores oscuros. Una buena opción es pintar los labios de color borgoña oscuro y enmarcar los ojos con un sombreado también de tonos oscuros. Lo que no debe hacer la Dómina al maquillarse es utilizar colores como el rosa brillante para pintar los labios o el azul para sombrear los ojos. Finalmente, para incrementar su aspecto Dominante, la Dómina mostrará sus cejas en arco alto.

Colores e implementos

Sabidas las prendas básicas para vestir a una Dómina cabe pensar en cuál es el mejor color para escoger dichas prendas. La respuesta a esa pregunta es simple: el negro. El negro es un color que transmite a la perfección la idea de poder, por eso es el color que suele recomendarse a las Dóminas con poca experiencia para vestirse. La Dómina neófita se sentirá más seguras vistiendo de negro. Después, cuando haya adquirido una experiencia mayor, la Dómina podrá ir incorporando nuevos colores a su vestimenta. ¿Cuáles? El rojo, por ejemplo. O el púrpura. El plata, por su parte, también puede servir para potenciar el aspecto de la Dómina.

Finalmente, la Dómina deberá contar a la hora de vestirse con la ayuda de un complemento fundamental: los implementos de castigo. La Dómina es más Dómina y potencia más su rol si, por ejemplo, lleva en la mano una fusta. Hay Dóminas que prefieren llevar una paleta o un látigo. Sobre gustos, sin duda, no hay nada escrito. Lo que sí podemos aconsejar a la hora de vestirse de Dómina es que no se cuelguen del cinturón demasiados instrumentos. Un simple aparato de calidad resulta más impactante y más efectivo que un amplio abanico de implementos.

Una vez haya elegido la Dómina las prendas con las que va a vestirse, deberá probárselas y pasar un buen rato ante el espejo comprobando hasta qué punto le quedan bien. Eso servirá para que la Dómina vaya sintiéndose más poderosa y para que sienta cómo va creciendo en ella los sentimientos Dominantes.


Dejar una respuesta